Mes: Abril 2009

Podría ser peor, podría ser Anita Blake.

Es lo que pienso cada vez que me entero de que alguien se ha enganchado a Crepúsculo: podría ser peor. No mucho peor, la verdad, porque las novelitas se las traen tanto de forma como de contenido; pero si hay una verdad universal es que cuando crees que has encontrado el libro más espantoso, la película más infecta, tanto que te preguntas si pagarían por hacerlos en vez de cobrar… siempre aparece algo que lo supera.
Debo confesar que soy culpable de al menos dos casos de adicción a Crepúsculo, debido a mi mala costumbre de recomendar cosas que creo que van a gustarle al recomendado, y no que me gusten a mí; así que para purgar mi culpa he decidido dedicarle un post a The Dresden Files, así en plan redención culturapopularesca.
Y si engancho a alguien de paso, mejor que mejor :)
Cuando terminó Harry Potter me quedé huerfanita de fantasía ligera, como tantas otras frikis por todo el mundo (véase el post que escribí al respecto) y acabé enganchada a la serie de novelas de Harry Dresden, detective y único mago en ejercicio de Chicago.
(Y ahora viene lo dificil, que es hablar de las novelas sin repetir la palabra “mola” como si tuviera el seso sorbido. Deseadme suerte).
Vaya por delante que , en mi opinión, esta saga es una sucesora natural de Harry Potter. Te has hecho mayor leyendo las andanzas de Harry y sus compis por Hogwarts, se han acabado los libros, ¿y te tropiezas con la historia un mago en sus veintitantos que se ha hecho detective y tiene que lidiar tanto con la parte mundana de la sociedad como con la comunidad mágica? Yo me apunto a eso, vamos… pero corriendo.
En primer lugar, y por mucho que lamente decirlo, The Dresden Files tiene una cosa que hacía muchos, muchíiisimos años que no veía en el género (Harry Potter incluido): un protagonista que cae bién.
Ya lo sé, es un concepto exótico dentro del género fantástico. Pero está visto que se puede hacer, y no le debe ir mal cuando llevamos once entregas de mago listillo, respondón y encantador con una cierta tendencia a meterse en líos muy, muy grandes. Si tuviera que compararlo con algo, diría que Harry Dresden es algo así como un cruce de Peter Venkman con John Constantine (si Constantine conservase algo más de sentido de la moral). Dan ganas de invitarle a un colacao o algo :)
En segundo lugar, el autor se ha currado una ambientación tremendamente amplia. A pesar de que la acción se centra principalmente en Chicago y alrededores (los normales y los sobrenaturales) por las páginas de las novelas han pasado gangsters, vampiros, fantasmas, demonios, zombis, magos, hadas, unos bichitos cuyo nombre se podría traducir como Los Exteriores (uh-oh,Lovecraft)… vamos, que los aficionados a Mundo de Tinieblas estarían más contentos que un pato en un charco ( y sin embargo a pesar de que el concepto es similar, no se parece a Mundo de Tinieblas más que en la idea de mezclar elementos del folklore y actualizarlos). Además, Jim Butcher es un pedazo de friki y lo deja notar en los libros a través de multitud de referencias a la cultura popular y geek (citas de canciones, de películas, la sesión semanal de rol de un grupo de personajes a partir de cierto punto de las novelas, la mención al Manual del Perfecto Villano… esas cosillas que a los frikis tanta gracia nos hacen).
Y ésta va para los fans de Crepúsculo: en las novelas hay sexo adulto consensuado. No abunda, pero algo hay. Así que si algún dia os aburrís de la ñoñez autista-adolescente de la Meyer… >;3
También existe una serie de televisión del Scifi channel, pero no os la puedo recomendar. Como serie es floja, y como adaptación…es un poco lamentable.
En fín. Que tengo recién leído el libro 11 (Turn Coat) y ya me cuesta hacerme a la idea de que faltan muuuchos meses para el siguiente…

“Took cover,” I provided. “In the action business, when you don’t want to say you ran like a mouse, you call it ‘taking cover.’ It’s alot more heroic.”
“Right,” Butters said, flushing. “I took cover.”
“It’s fun, taking cover,” I said. “I take cover all the time.” – Dead Beat

Michael: “Close your eyes. Try to still your thoughts.”
Harry: “I sense a great disturbance in the Force.”
Michael: “You do!” – Death Masks

Superflat

Dícese del hecho de ponerle una etiqueta gafapasta al manga y anime para que cuele como producto artístico y de diseño*.
Por otro lado, si así se financian cosas como este anuncio de Louis Vuitton, bienvenida sea la gafapastada:

(vía Tim Towsend).
* Será más complicado, pero yo es que soy así de ignorante y despreciadora :3